jueves, 11 de julio de 2013

LA MATERNIDAD DE LA A A LA Z -D DE DIRECCIÓN-

De nuevo aquí esta vez con una nueva palabra para poder completar mi propio Diccionario de la P/Maternidad, como os he dicho antes es la gran iniciativa de Trimadre, y en la que me siento genial cada vez que participo por que hace que busque en mi interior, y exprese mis sentimientos, ardua tarea...


-DIRECCIÓN-

Según la Rae:

1. f. Acción y efecto de dirigir.
2. f. Tendencia de algo inmaterial hacia determinados fines.
3. f. Camino o rumbo que un cuerpo sigue en su movimiento.
4. f. Consejo, enseñanza y preceptos con que se encamina a alguien.

Según mi experiencia como mamá: 

Desde el momento en que supe por primera vez que llevaba dentro de mi una vida, mi cabeza empezó a funcionar a mil por hora para elegir la mejor Dirección, según avanzaba el embarazo, esperaba con miedo el momento del parto, y aunque al final fue Cesárea lo cual para mi fue un palo, ya que deseaba sentir lo que es parir a mi bebe, aquí empezó un cambio de Dirección en los planes que yo tenia en mi cabeza, fuera parte de este percance, que hizo que disfrutara poco de los primeros días de mi bebe, por eso de la recuperación de la cicatriz etc.. Cuando vi a mi bebe y la tuve en mis brazos, esa sensación, no se como describirla, creo que no hay palabras para definir ese momento, pero entonces también me toco decidir la Dirección que iba a escoger a la hora de criar a mi pequeña, le daría pecho, dormiría con nosotros, usaría chupete... todas esas dudas que te surgen cuando eres mama primeriza, entonces empezaron los consejitos tan fantásticos pero siempre negativos:

*** No la tengas siempre en brazos, que se acostumbra.
*** No la cojas a la mínima que llore.
*** No la des el pecho, cuando lo pida siempre mantén horarios.
*** NO NO NO NO NO NO.....

Imagino que las que sois mamas sabéis de lo que hablo, entonces decidí hacer lo que me diera la real gana siempre contando con mi macho alfa jeje, al fin y al cabo la niña era nuestra no?, bien pues elegí la Dirección que hasta ahora no me ha fallado con ninguno de mis dos hijos y es la intuición, me dejo llevar por lo que me pide el corazón y mi cabeza, y poco a poco nos vamos conociendo más,mis hijos y yo, y vamos forjando nuestro camino y nuestra propia Dirección.


Y aunque no es fácil, y tengo días en los que pienso que lo estoy haciendo fatal, les veo crecer sanos y felices, van aprendiendo lo que es la vida, la educación, y el saber estar. Siguen siendo niños así que hay cosas que son inevitables que las hagan, y yo me tengo que hacer la orejas.....

De todas las etapas que he pasado hasta ahora con mis pitufines, la mas difícil para mi es en la que estoy, ya no es tanto cansancio físico y solo es cansancio psicológico con ellos, el hacerles entender las cosas me cuesta mucho en algunos aspectos, en otros son unos cielotes de niños, así que aquí ando trazando una nueva Dirección, para llevarles por buen camino.




7 comentarios:

  1. Ay, amiga! Sí que que aparece de golpe la D de dirección con la maternidad... dirección cual camino, cual elección, cual sentido que le damos a la maternidad. Me encantó la entrada!!! Y hoy doblete!!!

    Besotes hermosa loviuuuuuu

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo contigo, es difícil seguir tu propia dirección con tanta gente alrededor tirando para sus direcciones, besos y me ha encantado tu aportación!!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa!

    Genial el enfoque de dirección. Con la distancia yo creo que todas vamos aprendiendo que lo mejor es seguir el instinto para ciertas cosas, esas decisiones nos van marcando la dirección que queremos tomar, y es normal que en los primeros tiempos de inexperiencia nos dejemos llevar por consejos que alguno acertados y otros desafortunados, nos dan.

    Puro instinto... La mejor dirección es la que decide tomar uno mismo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo he tomado mis propias direcciones, no he dejado ni que el pediatra me dirija así que...

    ResponderEliminar
  5. La faena de la paternidad es que no hay carnet de conducir ni libros de texto donde apreder a hacerlo, se trata de escoger qué dirección tomar y la intuición es la mejor guía!

    Yo creo que pasarán los años y seguiremos pensando que algo hemos hecho mal y cuando eso ocurra, deberemos coger distancia y analizar si nuestros hijos han sido felices y se han criado sanos.

    ResponderEliminar
  6. Nosotros las direcciones... pues mejor nosotros. Aunque a veces nos perdamos y damos más vueltas, pues da igual, porque siempre acabamos llegando al destino.
    Mira, voy a comparar a mis hijos con un gps, jejejeje.
    Quizá ya tengo letra para la G.

    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Me he sentido muy identificada con tu post. Y sí, la dirección puede cambiar muchas veces a lo largo del camino, pero con amor, dedicación y confianza podemos llegar a buen destino :)

    Saludos desde Budapest

    ResponderEliminar