miércoles, 6 de noviembre de 2013

LA MATERNIDAD DE LA A A LA Z -O DE OMBLIGO-

Buenos días!  Cambiamos de horario para el diccionario de la maternidad que voy poco a poco completando, esta gran idea es de Trimadre a los 30 y sus coordenadas La Morada de Nieves y Muriel y yo. 
 -Ombligo-

La palabra de esta semana esta muy ligada a la maternidad,  el ombligo es el conducto a través del cual mis bebes se alimentaron durante 9 meses, es la unión de madre e hij@.

Según nuestros amigos de la RAE

OMBLIGO (Del lat. umbilīcus).
1. m. Cicatriz redonda que queda en medio del vientre, después de romperse y secarse el cordón umbilical.
2. m. cordón umbilical.
3. m. Medio o centro de cualquier cosa.

En esta ocasión me voy a centrar en la tercera definición.

Antes de ser mamá, el ombligo de mi vida era yo misma,  sólo pensaba en mi y en mi bienestar, pero en cuanto me quede embarazada ese ombligo cambió, a parte de físicamente por que mi ombligo se deformó de tal manera que ni yo misma me reconocía, pero fuera parte del aspecto físico, mi ombligo cambió por completo.

Ahora miro a mi alrededor y me doy cuenta de que mi ombligo tiene nombres y apellidos,  que mi vida ha cambiado para mucho mejor y aunque cada vez se pone mas difícil, porque la educación es ardua tarea y complicada pero desde aquí decir que merece la pena cambiar mi ombligo por vuestro ombligo.
Resumiendo el significado de ombligo para mi y en mi maternidad es el conducto que me ha unido a ser cada día más feliz, y a aprender a cada minuto algo nuevo, a conocer mis límites pero también mis capacidades,  el cambio de ombligo me ha beneficiado y mucho.


10 comentarios:

  1. El ombligo es el hara del cuerpo, en la filosofía oriental, de la que ya sabes que soy seguidora. Indica el equilibrio, el centro de toda persona... No podía faltar en la GOM.
    En mi caso, el ombligo está adornado con el tatuaje de una rosa, que hoy aún tiene forma de capullo simbolizando la juventud pero que en breve quiero convertir en rosa para expresar no solo madurez sino también maternidad.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantadoooo!!! soy pesada, lo sé, pero a estas alturas del carnaval (jajaja), la verdad es que encuentro puntos de conexión entre mis entradas a cada una de las vuestras. En este caso, está claro que tu O de ombligo es prima hermana de mi O de Origen. Cuanto aprendemos y cuanto nos reconocemos las unas en las otras!!!
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Qué mejor cambio que ése: dejar de mirar nuestro ombligo para centrarnos en los ombliguitos de nuestros churumbeles!
    Un besazo! :-)

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno eso de que tu ombligo tiene nombre y apellidos!!

    Yo, cuando pienso en el ombligo me acuerdo de lo mal que lo pasaba con nuestra nena cuando aún no estaba cicatrizado y tenía esa dichosa pinza que me daba tanto repelús con cada cambio de pañal y cada baño... :(

    Besos

    ResponderEliminar
  5. yo no quiero hablar de ombligos que me pongo neurótica, tenía un ombligo precioso y ahora tengo uno deforme!! Respecto al epicentro, creo que eso nos pasa a todas (menos a las malasmujeres que no malasmadres...no es lo mismo) cuando tienes el primer hijo, el ombligo de tu mundo pasa a estar cogido con esa pinza de plástico....
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Amiga!!! Ombligo me encantó... es el origen de todo... es ese hilo imaginario que nos une de por vida a nuestra madre y a nuestros hijos. Es cierto que ya no somos el ombligo de nuestro mundo porque nuestro mundo tiene otro ombligo: ellos.

    Preciosa entrada.

    Besazooooooo, che!!!

    ResponderEliminar
  7. Como cambian nuestras prioridades cuando nos convertimos en madres verdad! Ahora es maravilloso velar por esos ombliguitos traviesos que alegran nuestras vidas! Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  8. Que buena elección de palabra y que gran verdad, es un poco lo que intenté explicar en mi Z de zambullir, cuando el centro de nuestra vida pasan a ser nuestros pequeños y, como tu dices, que gran cambio, es un paso hacia la felicidad.
    Me ha encantado tu entrada :-)
    María "Mamá y las Redes Sociales"

    ResponderEliminar
  9. Totalmente, el ombligo y su unión a mosotras cambia totalmente nuestra vida. Adoro a mi peques y sus ombligos preciosos

    ResponderEliminar
  10. me encanta haber cambiado mi ombligo por el del peque....

    ahora son ellos nuestra prioridad y eso es lo más bonito que hay!

    Besotes!

    ResponderEliminar